• Lugares
  • Gabriela Estrada
  • 27|09|2018
Duerme en la Bauhaus, la escuela cuna del modernismo
El icono de la arquitectura moderna abre sus puertas para hospedar a quienes quieran descubrir sus secretos.
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/39/bauhaus_3573_615x.jpg

Arquitectura: Walter Gropius

Esta podría ser una de las noticias más emocionantes para los amantes de la arquitectura: hoy es posible hospedarse en el icónico Studio de la Bauhaus en Weimar, Alemania, un edificio ideado por el maestro Walter Gropius, que causó sensación tan pronto abrió sus puertas en 1926, cuando por primera vez los estudiantes pudieron no sólo trabajar, también habitar detrás de los históricos muros de la escuela —en un hall especialmente diseñado como residencia —. Los bauhauslers llamaron a su hogar el Prellerhaus, un nombre que sigue usándose actualmente.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/39/bauhaus_5664_1365x.jpg
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/39/bauhaus_7880_1800x.jpg

Las residencias de la Bauhaus introdujeron a sus discípulos una forma de vida moderna, proporcionada por siete estudios para vivir y una cocina por piso, conectados por un corredor central. Se hizo habitual que la mayoría de los alumnos del taller de tejido vivieran en el nivel inferior, azul. Las siguientes dos plantas, que Hinnerk Scheper había pintado de amarillo y rojo respectivamente, fueron para los estudiantes de los otros cursos y las clases de pintura. La parte superior, blanca, estaba reservada para los arquitectos.

 

((Adobe pone a tu alcance la tipografía perdida de los maestros de la Bauhaus))

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/39/bauhaus_284_1800x.jpg

Las instalaciones podrían describirse como lujosas, según los estándares de la época. Tenían espacios comunitarios, baños y duchas, cocinas, terrazas e incluso una sala de ejercicios ubicada en el sótano. Los estudios individuales contaban con instalaciones de lavado y muebles tubulares de acero diseñados por Marcel Breuer. Con una superficie de 20 metros cuadrados, los estudios ofrecieron un alto grado de comodidad.

De las 28 habitaciones, 16 tenían un pequeño balcón. Una buena parte de la vida estudiantil en el Prellerhaus sucedió en estas plataformas prominentes, lo que hace que la fachada norte del edificio sea tan distintiva. Aquí, así como en los balcones comunes en la fachada este, los bauhauslers se reunían para conversar y tocar música.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/39/bauhaus_4878_1800x.jpg
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2018/39/bauhaus_1010_1800x.jpg

En 1930, el tercer director de la Bauhaus, Ludwig Mies van der Rohe, realizó cambios radicales en el edificio. Varios estudios se convirtieron en aulas, en donde se impartieron los cursos preliminares de Josef Albers, y Wassily Kandinsky enseñó dibujo libre. El Studio con sus inconfundibles balcones, junto al edificio Bauhaus y la casa Master, es considerado uno de los más importantes iconos del modernismo en el planeta. En 1996, la Bauhaus, escuela que estableció los fundamentos del Movimiento Moderno, fue reconocida por la UNESCO como Patrimonio Mundial. Alojarse en este sitio histórico es una experiencia única que no puede compararse con hospedarse en algún otro hotel.

 

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.