Hotel Emiliano Río de Janeiro, un lugar con encanto carioca
En el panorama tropical de Copacabana reina esta edificación, una oda al modernismo brasileño.
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/25/hotel_emiliano_rio_de_janeiro__705_615x.jpg

En una ubicación privilegiada, frente a una de las playas más famosas del mundo, el hotel Emiliano Río de Janeiro revive lo mejor del modernismo brasileño con su arquitectura, que integra sofisticación y confort, creando un throwback a la época dorada de la Copacabana bohemia.

Reconocido a través de los años gracias a su diseño concebido por el aclamado arquitecto Arthur de Mattos Casas —quien colaboró en el marco prelimi-nar del proyecto con el creativo estadounidense Chad Oppenheim—, el hotel es una forma moderna de representar Río con arte y color. Las tonalidades en verde y naranja representan la naturaleza y la alegría carioca; el negro y el blanco de las fotografías de Leonardo Finotti, en las 90 exclusivas habitaciones, representan lugares históricos de la ciudad, mientras que el panel en la recepción, creado por el reconocido artista Roberto Burle Marx, alude a la bahía Guanabara con los colores intensos del exuberante bosque atlántico. La fachada merece mención especial: su intricado diseño llamado “cobogó” representa la arquitectura colonial brasileña, y fue creada para mejorar la experiencia de la luz y el paisaje, así como para generar privacidad. Al abrirse, sus paneles articulados revelan el interior de las suites y rompen la continuidad de los bloques de hormigón de los edificios aledaños en la línea de costa.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/25/hotel_emiliano_rio_de_janeiro_arquitectura__5524_3000x.jpg

La decoración de Emiliano fue ideada para maximizar la exclusividad. Los espacios son vastos y con los más altos estándares de hospitalidad de lujo. Además, la luz del sol fue perfectamente explorada para iluminar los interiores y crear un balance con el colorido mobiliario, firmado por reconocidos diseñadores de los años 50, en combinación con piezas actuales.

Dentro del hotel se encuentra el restaurante Emile —a cargo del chef Damien Montecer—, que ofrece gastronomía brasileña contemporánea con productos orgánicos locales y en una atmósfera cálida. En él, un enorme jardín vertical recrea la sensación de estar abrigado por el bosque atlántico alrededor de las mesas, las cuales están adornadas con sillas Lampião, diseñadas por Arthur de Mattos Casas.

Además de actividades como yoga en la playa al amanecer, o una canasta preparada para un picnic saludable en Copacabana, el hotel ofrece experiencias multisensoriales para un viaje wellness en su spa Santapele.

Para completar la inolvidable experiencia de hospedarse en el hotel Emiliano Río de Janeiro, se encuentra su famoso rooftop, el cual cuenta con una apacible piscina infinita que permite disfrutar de las vistas —que roban el aliento— al paisaje carioca. 

(Leer más: Solaz Resort Los Cabos, un paraíso entre el desierto y el mar)

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.