• Lugares
  • Gabriela Estrada
  • 16|07|2019
Villa Azur, un espacio para la alta cocina en Polanco
Un espacio ecléctico con la dosis exacta de modernismo en una de las zonas más propositivas de la CDMX.
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/29/villa_azur_espacio_alta_cocina_polanco_219_615x.jpg

ARQUITECTURA: Pepe Jafif
INTERIORISMO: Sofía Aspe Interiorismo

El portal con el número 229 de Emilio Castelar en Polanco, Ciudad de México, resguarda un espacio ecléctico con la dosis exacta de modernismo y contemporaneidad. Se trata del restaurante Villa Azur, un punto de encuentro entre lo colorido y lo neutro, lo lujoso y lo informal, lo complejo y lo sencillo, y lo cálido y lo frío; un balance de contrastes como sólo la interiorista Sofía Aspe logra conseguirlo.

((Leer más: Los cinco tips para viajar mejor y con más frecuencia.))


“Este proyecto refleja mi amor por lo diferente; por crear espacios con ideas propias que no se parezcan a otros, en un mundo donde hoy vemos una enorme uniformidad y similaridad en diseños y propuestas”, expresó Sofía. Al entrar, el enorme candil hecho con copas de cristal y un muro de rombos de espejo con cortinas en azul dejan percibir que el espacio que se está por descubrir posee un carácter impar.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/29/villa_azur_espacio_alta_cocina_polanco_8494_2275x.jpg

Al abrirse el elevador en el primer piso, emerge la recepción con una gran cava detrás; una celosía con toques modernistas en cuero azul, mármol de carrara y latón da privacidad al resto del restaurante y lo separa de la entrada. Tras esta celosía se encuentran salas íntimas para tomar un coctel bajo un plafón
cubierto de vegetación y, al fondo, una elegante barra con azulejos de espejo y candiles Sputnik colgando sobre ella. 

((Leer más: Esto es lo que le sucede a tu salud por el aire acondicionado.))

Coronando el gran salón, entre las mesas, Sofía Aspe incorporó un olivo de 30 años sobre una base de granito y bancas curvas empotradas. Finalmente, está el acceso a la terraza con notas más frescas como las olas en lino beige en el plafón, un bar con candiles y un gran mueble de latón, así como sillas más
informales de paja, bejuco y cuerdas. El arte que adorna todo el lugar es de Métrika y va desde fotografías en blanco y negro de artistas y músicos icónicos, hasta piezas intervenidas con LEDs.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/29/villa_azur_espacio_alta_cocina_polanco_3112_2275x.jpg

Villa Azur es un sitio para relajarse, en palabras de Sofía Aspe: “es un espacio para disfrutar platillos mediterráneos y pasar muchas horas. Un lugar de lujo y lleno de luz donde se puede ir a comer a medio día y, en la noche, a bailar después de cenar. ¡Buscamos una gran flexibilidad en los materiales de las sillas y mesas para que los clientes puedan subirse a bailar en ellas!”.

En el espacio destaca el gran trabajo artesanal, desde los muros del pasillo, los arcos y la celosía de madera, hasta la mayoría del mobiliario diseñado por Sofía Aspe Interiorismo. “Cada proyecto es una apuesta de mi estudio por atrevernos como diseñadores a experimentar con diferentes elementos y salirnos de nuestra zona de confort y de lo conocido”, expuso. Sin duda, Villa Azur México refleja la esencia de Sofía Aspe y su intención de concebir atmósferas con alma, únicas y acogedoras.

https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/29/villa_azur_espacio_alta_cocina_polanco_9640_2275x.jpg
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/29/villa_azur_espacio_alta_cocina_polanco_6839_3000x.jpg
https://cdn2.admexico.mx/uploads/images/thumbs/mx/ad/1/s/2019/29/villa_azur_espacio_alta_cocina_polanco_7145_2275x.jpg